Gestor de residuos: encauzar la gestión de desechos de manera responsable con el entorno

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

gestor de residuos

La preocupación por una gestión eficiente de residuos sólidos es cada vez mayor, sobre todo en las grandes ciudades donde la producción de estos no para de crecer.

En este contexto un gestor de residuos son indispensables para canalizarlos adecuadamente.

¿Qué es un gestor de residuos?

Se trata de empresas que se dedican a todo el proceso, o a una parte de este, desde recolectarlos hasta descartar los desechos que no son reciclables.

Para entender la relevancia de estas, hay que decir que se dedican a gestionar residuos sólidos, debemos pensar no sólo en los que producimos en casa, sino los que se generan en toda nuestra ciudad.

Tipos de residuos

Para que nos hagamos una idea mencionaré los tipos de residuos según su origen:

Residenciales o domiciliarios (los que producimos en nuestras casas).

Industriales (se suelen relacionar con los residuos peligrosos que se mencionan más abajo.

Especiales:

Residuos peligrosos (residuos explosivos, oxidantes y corrosivos, inflamables, irritantes, tóxicos, cancerígenos e infecciosos).

Residuos hospitalarios (residuos químicos, infecciosos y radioactivos).

Los provenientes de la industria de la construcción. En la industria de la construcción se producen multitud de residuos: hormigón endurecido, escombros. Ladrillos, tejas y azulejos. Residuos de metal: restos de perfiles de aluminio, varillas en mal estado, restos de madera, papel y cartón. Plásticos (tubos pvc, marcos de ventanas, conductos de canalización), cartón-yeso y vidrio; abundantes restos de productos químicos como disolventes, adhesivos, aerosoles, restos de pinturas y barnices, silicona y otros pegamentos y un largo etcétera.

Agrícolas (restos de podas y limpieza de fincas, también se producen abundantes residuos líquidos (purines)).

Comerciales (resultantes de la atención al público: papel, cartón, consumibles, etc). Los comercios están obligados a contratar a un gestor de residuos o acogerse al tratamiento  que ofrezca el ayuntamiento para estos fines.

Siempre me ha llamado la atención la cantidad de residuos que se producen en las actividades de restauración, hostelería y turismo.

Por mencionar algunos, recordemos la ingente cantidad de utensilios plásticos de un solo uso que se emplean en la restauración de comida rápida y en los hoteles.

Un tratamiento más adecuado de estos residuos podría evitar que fueran a parar a nuestros mares y océanos y contaminarlos.

Cómo es el proceso de gestión de residuos

Imaginemos lo complejo que es seguir una secuencia que nos asegure que los desechos serán eliminados como es debido desde el mismo momento en que se producen.

Resumiendo el proceso podríamos decir que los gestores de residuos realizan una labor integral que incluye varios pasos:

1-Recoger los desechos allá donde se produzcan.

2-Transportarlos en vehículos y equipos específicos para ello.

3-Almacenarlos en instalaciones autorizadas. Se supone que estos espacios están acondicionados para recibirlos y depositarlos y cumplen con los requisitos que exige la ley.

4-En este punto realizan una labor importante para el medioambiente: seleccionan los residuos reciclables para darles a estos objetos un nuevo uso en otra industria.

Así se evita que sean fabricados nuevamente, disminuyendo las emisiones y el consumo de energía en el sector industrial.

5-Eliminación de desechos. En este punto se descartan los residuos sólidos que no son reciclables.

Aunque parece sencillo, hay que tener en cuenta que se manipulan desechos químicos, muy contaminantes o peligrosos para la salud humana y el medioambiente, por eso debe encargarse su supresión a mano de obra experta.

A su vez, los gestores de residuos son controlados por la autoridad ambiental competente que regula y autoriza el tratamiento de residuos que corresponde a cada gestor.

Responsabilidad ambiental de las empresas

En todos los sectores de la sociedad ha aumentado la concienciación por el cuidado del planeta, del medioambiente.

Las compañías no pueden estar ajenas a esta realidad y deben asumir la responsabilidad de descartar acertadamente los residuos que producen durante sus actividades.

Bien sea por su propios medios o contratando un gestor de residuos, al día de hoy las corporaciones tienen que integrar el tratamiento adecuado de residuos sólidos en sus procesos productivos.

Observar y definir con precisión los tipos de residuos que generan es una manera de empezar a establecer una estrategia integral en la administración de restos.

Además, deben velar porque la gestión de residuos no impacte negativamente en su entorno ni en la calidad de vida de los consumidores.

Para alcanzar estos objetivos es recomendable contar con el servicio de un gestor de residuos autorizado que pueda asumir plenamente la responsabilidad legal de la gestión de desechos.

A su vez, la experticia de estas empresas garantiza la orientación adecuada en la gestión de residuos y además de seguridad durante la manipulación de los mismos.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión