Casas prefabricadas de madera: las claves para comprar la mejor!

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail
casas prefabricadas de madera

En esta oportunidad hablaremos de las casas prefabricadas de madera que se producen parcialmente en fábrica y posteriormente se ensamblan en el terreno donde se quedarán fijas en el suelo.

Los distribuidores de estas viviendas suelen comercializarlas por catálogos de modelos prediseñados. Sin embargo, cada vez más son los que nos ofrecen la opción de personalizar los prototipos existentes o, más interesante aún, de presentar nuestro propio plano.

Es el momento de concretar el diseño

En este contexto, podemos hacer unos primeros trazos básicos, pudiendo utilizar los servicios de un arquitecto para que los perfeccione o para que nos haga el proyecto de arquitecto completo (que necesitaremos para obtener los permisos necesarios).

Para ello debemos tener claro el tamaño de la casa en metros cuadrados, número de habitaciones y baños, espacios para almacenar, número de plantas, etc.

Como referencia, en el caso de España se suele preferir casas o pisos de entre 80 y 100 m2 de 3 habitaciones y 2 baños.

A partir de estos datos, podemos decidir si tomamos este ejemplo o no; ello dependerá del tamaño de la familia y de los extras que se quieran tener (garaje, trastero, solárium, patio, jardín, piscina) y también del presupuesto que se tenga para el proyecto.

En este punto debemos tener en cuenta que mientras más grande y compleja sea la vivienda, más cara será y más tiempo tomará construirla.

Las condiciones del terreno

En un escenario ideal, cuando comenzamos a mirar las viviendas prefabricadas de madera es porque ya tenemos un terreno en propiedad.

De cualquier manera, para instalar casas prefabricadas de madera, el terreno debe ser urbano y contar con los suministros (agua, electricidad, gas, teléfono fijo o cobertura móvil).

Si el terreno está muy aislado, podemos recurrir a placas fotovoltaicas para producir electricidad y agua caliente sanitaria.

La casas prefabricadas de madera perfectas

Las viviendas prefabricadas no tienen límites en cuanto al tamaño: en el mercado podemos encontrar desde cabañas de 60 m2 hasta chalets de 300. Además pueden ser modulares y ampliables.

Siendo así, podemos seleccionar un modelo (o diseñarlo) que se adapte a las necesidades de nuestras familias en tamaño y distribución del espacio.

En este sentido, es bueno mencionar que existe una normativa que establece los metros de linderos que debemos dejar con respecto a los vecinos, además de la altura máxima en la que podemos construir, los m2 que puede tener la casa y la inclinación que puede tener el techo.

Esta información nos la suministran en el Ayuntamiento (en la oficina de urbanismo).

Una vez que sepamos el tamaño que deseamos y el número de habitaciones y espacios que queremos y podemos tener, llega el momento de buscar el modelo que se adapta a la actividad familiar, o hacer los trazos de nuestro propio diseño.

Si nos sentimos muy perdidos podemos ver, en revistas y buscadores de casas prefabricadas, fachadas de casas que nos gusten para definir un estilo, un color y la disposición de los exteriores (paisajismo).

Adicional a la distribución, debemos observar concienzudamente la circulación del aire (ventilación) e iluminación natural. El arquitecto nos puede ayudar mucho en cuanto en estos aspectos, la idea es aprovechar al máximo la luz natural y orientar la casa para tomar ventaja de las horas de sol en invierno.

Listos para solicitar el permiso

Al estar fijas en el suelo, las casas prefabricadas de madera se consideran bienes inmuebles, por lo que las regula la misma normativa que la de construcción tradicional.

Por lo tanto, cuando ya tenemos una idea clara del proyecto, debemos acudir al ayuntamiento a solicitar una licencia de construcción, para lo que debemos presentar el proyecto de arquitecto, entre otros requisitos.

Una vez concedida la licencia podemos iniciar la construcción de nuestra casa prefabricada. El otorgamiento de la licencia puede tomar desde días hasta meses, dependiendo de la actividad del ayuntamiento.

Mientras esperamos la licencia podemos iniciar los movimientos de tierra y el vallado del terreno.

Comprar casas prefabricadas de madera

Cuando tengamos una idea clara de que nos otorgarán la licencia porque nuestro proyecto cumple con la normativa general y local, podemos empezar a formalizar la adquisición de nuestra casa prefabricada de madera.

En este contexto, una vez esté listo el plano de planta, por una parte podemos ordenar los planos arquitectónicos y los planos de instalaciones, que se incluirán en el proyecto de arquitecto.

Probablemente hemos estado mirando varios distribuidores y fabricantes. Para elegir el definitivo es recomendable buscar recomendaciones de clientes anteriores, ver casas que hayan montado y sobre todo, pedir una copia del contrato que se firmaría para concretar la operación.

El contrato de compra venta

Este es un punto importantísimo para comprar casas fabricadas de madera. Allí se reflejarán los aspectos más significativos del proyecto:

-Además de los datos de ambas partes (comprador y vendedor)  y la dirección de entrega, hay otros detalles que deben quedar asentados allí para su cumplimiento.

-Precio cerrado. En el contrato debe quedar escrito el precio final, ello evitará sorpresas desagradables. Aunque después agreguemos extras, debe haber un precio base.

-También se recomienda indicar qué se está comprando, si el kit de la casa para montar o si estamos comprando también el montaje de la casa completa, llave en mano.

-Si se incluyen puertas y ventanas, persianas, herrajes, piezas de baño, armarios, electrodomésticos y en el mejor de los casos, señalar línea y marca de estos accesorios.

-Debe indicar, incluso con imágenes, el grosor y composición de las paredes, techo y suelo.

Dependiendo del clima local, se instala la casa con uno u otro grosor. Así por ejemplo, en un clima suave, sin contrastes, un grosor de 140mm es un mínimo aceptable, de los cuales 70mm deberán ser de material aislante sostenible de buena calidad y bien instalado.

Pero en un clima más duro, sobre todo en invierno, el grosor debe aumentar a unos 210mm.

En la memoria de calidades, en el contrato, debe decir qué madera se utilizará (generalmente de pino), acabados en las paredes interiores y el de los muros exteriores y grosor de ambos, material aislante y su densidad, lámina antivapor y si se contratan tratamientos especial como ignífugo, contra enfermedades, hidrófugo, etc.

Otros detalles que deben listarse son: inclinación y perfil del techo, grosor y composición del suelo. Ambos deben llevar aislante.

-Igualmente, en el contrato de compraventa de casas prefabricadas de madera, se debe fijar una fecha de entrega del kit o de la casa terminada, según sea el caso.

Incluso, se puede poner una cláusula de penalización en metálico por cada día de retraso en la entrega de la vivienda.

-Se aconseja añadir una foto del modelo escogido o hacer referencia a que se trata de un plano propio, una foto de la fachada (sea de una que ya ha sido construida o un levantamiento en 3D).

– Seguramente el vendedor incluirá una cláusula sobre el acceso al terreno, estableciendo que cualquier dificultad para acceder al terreno para entregar la casa, debe ser resuelto y pagado por el comprador.

-Asimismo, debe definirse la forma de pago de manera precisa, transcribiendo fechas, importes y condiciones de dichos pagos.

-Diversos distribuidores o fabricantes de casas de madera suelen incluir algunos extras en el precio. Es el caso del proyecto de arquitecto o de la cimentación, de ser así también debe estar en el contrato.

Como vemos, en el contrato debe quedar asentado todo lo que se refiere a los detalles de las casas prefabricadas de madera, a la entrega de la misma y de los pagos que hará el comprador.

Cédula de habitabilidad y Certificado energético

Ya para terminar, recordar que cuando la casa está terminada aún faltan algunos trámites administrativos, como el permiso para habitarla.

A vez, necesitaremos un certificado energético el que nos dirá cuán eficiente es la casa y ello dependerá de si el montaje está bien hecho y nos ha quedado bien aislada; si no es así, aún estamos a tiempo para mejorar su aislamiento, y por tanto incrementar su eficiencia energética.

Consejos finales

-Antes de comprar un terreno, es prudente revisar su edificabilidad en la oficina de Urbanismo del ayuntamiento.

-Antes de firmar un contrato de compra venta, pide una copia del mismo y revísalo con atención.

-Si te corre prisa, no hagas un proyecto complicado que tomará más tiempo y esfuerzo.

Facebooktwitterpinterestrss

Comparte tus ideas en un comentario