Un coche eléctrico disminuiría tus gastos a la mitad

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El coche eléctrico ofrece beneficios tanto ambientales como económicos

Mucho se ha hablado de las ventajas de un coche eléctrico en términos de conservación del medio ambiente, pues disminuye la emisión de gases contaminantes, pero poco en cuanto a la posibilidad de que se convierta también en una forma de ahorrar.

Pues bien, un reciente estudio llevado a cabo en el Reino Unido llega a la conclusión de que utilizar un auto eléctrico también puede significar una disminución importante de los gastos, tanto de una familia, como de todo un país.

Haciendo una proyección al año 2030, la factura media de un ciudadano británico puede alcanzar hasta las 1.112 libras al año por combustible para su coche si las condiciones se mantienen iguales, mientras que un coche eléctrico consumiría sólo 663 libras, lo que significa un ahorro de 449 libras (unos 600 euros).

A su vez, el Reino Unido pasaría de gastar 33.000 millones de libras en importaciones de petróleo a 20.000 millones. Por otro lado, el costo de reposición de la flota de vehículos bajaría también en 2.000 millones de libras anuales, al desarrollarse tecnologías más eficientes.

Pero esto no es todo. Desde el punto de vista ambiental, sustituir en gran medida el parque automotor que funciona con combustible fósil a uno eléctrico implica una rebaja de las emisiones de CO2 del 40%. Esto disminuye también el coste de tratar enfermedades relacionadas con la contaminación del aire (cánceres de pulmón, enfisemas, etcétera) hasta en 1.200 millones de libras.

Por último, la industria de fabricación de automóviles eléctricos podría generar hasta 19.000 nuevos empleos. De forma indirecta, al disminuir el consumo de petróleo como combustible para el transporte terrestre, se supone que bajaría también su precio, con una incidencia favorable en otros sectores de la economía dependientes de las importaciones de hidrocarburos.

No todo es claro como el agua

Opel Ampera, coche eléctrico

Sin embargo, aunque este estudio resulta alentador, hay dos detalles que debemos tener en cuenta. En primer lugar, el estudio parte de la base de que la electricidad que alimentaría a un nuevo coche eléctrico será generada de fuentes renovables en su mayoría (solar, eólica, etcétera); mientras esto no se logre, los ahorros mencionados serán mucho menores.

Cabe señalar, por ejemplo, que en el caso de España al menos el 50% de la energía eléctrica es generada utilizando combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón) y que, tanto por la crisis económica como por el abaratamiento de dichos combustibles, la generación de energía renovable se ha venido a menos.

Por otro lado, actualmente un coche eléctrico tiene un precio de compra mayor que uno similar que funciona con diésel o gasolina, por lo que el ahorro sería a largo plazo.

Un dato importante en este estudio se refiere a que en estos momentos sólo un uno por ciento de los británicos tiene intenciones de adquirir un coche eléctrico, básicamente por desconocimiento de su funcionamiento y dudas acerca de su autonomía. Sin embargo, un alto porcentaje de futuros compradores considera fundamental a la hora de decidirse por un nuevo vehículo, el que emita la menor cantidad de gases y que ahorre la máximo posible en combustible, aspectos en los que el coche eléctrico es insuperable
Fuente en inglés: Camecon

(Visited 11 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión