Material eléctrico: los cables en una instalación eléctrica doméstica

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
material eléctrico, cable eléctrico

Cables y tubos eléctricos

Un material eléctrico básico de buena calidad es indispensable para realizar una instalación eléctrica doméstica segura y duradera en el tiempo.

Como podemos ver en misume.es, existe una cantidad considerable de material eléctrico disponible pero nos referimos aquí al necesario para la instalación eléctrica básica para una casa sencilla.

Los cables

Los cables son como las “venas” de una casa ya que la recorren toda, por dentro de las paredes, y conducen energía eléctrica. Son los responsables de dar vida a las bombillas y aparatos de la casa (TV, frigorífico, ordenadores, etc.).

Los cables están conformados por uno o varios hilos de cobre (o aluminio) entrelazados, protegidos por un material aislante de neopreno o algún material sintético similar.

Colores de los cables

El recubrimiento de los hilos conductores viene en diferentes colores según su función en la instalación con el objetivo de identificarlos fácilmente:

Negro, marrón o gris: es el cable fase que conduce electricidad desde la caja de servicio hasta los distintos equipos de casa.

Azul: es el cable neutro por el cual la electricidad vuelve al sistema.

Verde y amarillo: identifica al cable de tierra y es obligatorio en toda instalación eléctrica debido a que impide que las personas recibamos descargas eléctricas, además de evitar averías en los electrodomésticos de casa.

Diámetro de los cables

Ahora bien, los cables no son todos iguales, entre otras características, su grosor varía según la corriente que es capaz de soportar sin recalentarse.

Es por ello que debemos definir el grupo de aparatos incluidos en cada circuito eléctrico de nuestra instalación por la energía que consumen.

Siendo así, los cables de 1,5 mm2 (sin incluir el material aislante) se suelen utilizar para equipos que consumen hasta 10 amperios como la luminaria.

Los cables de 2,5 mm2 se suelen utilizar para aquellos aparatos que consumen entre 16 y 20 amperios, por ejemplo los pequeños electrodomésticos.

De 4 mm2 son útiles para alimentar equipos que demandan entre 20 y 25 amperios, como por ejemplo electrodomésticos más  exigentes como la lavadora o el termo de agua caliente.

Cables de 6mm2 generalmente se destinan al circuito eléctrico que alimenta artefactos que consumen de 25 a 32 amperios como puede ser la cocina vitrocerámica.

En este apartado debo decir que la normalización de cables y tubos eléctricos está expuesta, en el caso de España, en el Reglamento Electrónico para Baja Tensión, REBT,  además en la normativa europea CENELEC y la española UNE.

Canalización de los cables

Los cables de una instalación eléctrica doméstica generan la necesidad de utilizar más material eléctrico como por ejemplo los tubos para canalizarlos y protegerlos.

En el caso de las instalaciones eléctricas residenciales se suele recurrir a los tubos corrugados flexibles y de plástico por ser más dóciles para manipular con la mano, sin herramientas especiales para ello, además de que son más fáciles de adaptar a las curvas.

El diámetro requerido para los tubos flexibles de plástico dependerá del grosor de los cables que protegen y canalizan. Son tubos de PVC ideales para instalaciones que van empotradas en paredes pues su superficie corrugada permite que se fijen mejor a los muros de obra.

Los tubos flexibles corrugados también se suelen utilizar en las casas de madera y en la mayoría de viviendas prefabricadas de uso residencial o vacacional.

Existen el mercado tubos rígidos (o flexibles) de metal y tubos flexibles de plástico reforzado pero están pensados más para instalaciones aéreas (las que vemos por fuera de las paredes), como por ejemplo instalaciones en naves industriales.

Material eléctrico adicional (accesorios)

Otro material eléctrico que necesitamos para la instalación eléctrica de una vivienda que se suele utilizar para los cables son:

Caja de protección, es el punto de inicio de todos los circuitos de la instalación y contiene los componentes necesarios para protegerla de averías.

A partir de la caja de protección y hacia el interior de la vivienda, todo lo que suceda en la instalación eléctrica interior, será nuestra responsabilidad (del propietario).

Cajas de conexiones, en estas se alojan los cables conectados a cada uno de los circuitos que conforman la instalación. Es también una caja de distribución de cables.

Cajas de mecanismos, en estas encontramos lo necesario para el control de interruptores, enchufes y tomas.

Para concluir les recuerdo la importancia de adquirir material eléctrico homolagado y conformo a la normativa vigente, de lo contrario podríamos enfrentar incidentes que pueden ir desde un electrodoméstico averiado hasta un incendio.

(Visited 181 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión