Autoconsumo eléctrico: entre la batería de Tesla y el peaje al sol del gobierno

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El autoconsumo eléctrico aún tiene un largo camino por andar

El autoconsumo eléctrico -especialmente mediante la utilización de paneles solares- se ha convertido en una aspiración cada vez más sentida entre los ecologistas, preocupados por la contaminación y el alto coste de la que se genera con recursos no renovables. En estos momentos, el autoconsumo eléctrico se debate entre los avances tecnológicos que lo hacen más factible, y las medidas de algunos gobiernos (como el español) que lo dificultan.

En efecto, hace poco tiempo reseñábamos, por un lado, el anuncio de la empresa estadounidense Telsa, la fabricante de vehículos eléctricos, sobre la batería doméstica que sacará pronto al mercado y que soluciona el gran problema de quienes tienen placas solares: la imposibilidad para almacenar la energía que se acumula durante las horas del día, de manera que se pueda utilizar en la tarde y noche.

De hecho, un estudio reciente de la Comisión Europea, citado por el diario El Mundo, ha llegado a la conclusión de que el uso de placas solares junto con una batería o acumulador, como los que comercializará Telsa, genera un importante ahorro para las familias y empresas. En términos concretos, utiliza como ejemplo una vivienda alemana, que instala placas solares de 4,5 kilovatios y una batería doméstica, para autoabastecerse hasta en un 75% de la electricidad que consume, y que puede ahorrar en el recibo de la luz hasta 875 euros al año.

Frente a estas noticias alentadoras, la prensa también reseña el empeño del gobierno español de instaurar lo que se ha dado en llamar el “impuesto al sol” o el “peaje al sol”, es decir, un pago que los autoconsumidores de energía solar tendrían que hacer por el hecho de estar conectados a alguna red. Como sabemos, todavía es muy difícil que alguien que tenga placas solares, por citar un caso, pueda generar el cien por ciento de la energía que necesita, por lo que de alguna forma debe contratarla a las operadoras privadas.

Adicionalmente, el proyecto de decreto elimina la posibilidad de que la energía proveniente del autoconsumo eléctrico se vierta en la red -al no poder almacenarla- sea retribuida. En otras palabras, se “regalaría” a las distribuidoras la energía que generan y no pueden consumir cuando la producen y tendrían que pagar por la que ésta les suministra. ¿Te parece justo?

Por si eso fuera poco, se pretende establecer una tasa para quienes utilicen una batería como las que ha ofrecido Tesla. El argumento es que las empresas eléctricas hacen grandes inversiones en producción y distribución de energía, y que tener acceso a toda esta infraestructura -aunque no se utilice- debe tener un coste para el usuario; de lo contrario, según el gobierno, el sector eléctrico se vería seriamente perjudicado.

Ya en artículos anteriores hemos comentado lo engorroso de los trámites para generar en forma doméstica energía para autoconsumo electrico; con esta medida no sabemos si se convertirá, sencillamente, en algo imposible. Toda una pena, pero parece que los intereses de las grandes empresas privan más que el interés general.

Es oportuno decir que el decreto que regula lo que sería el “peaje al sol”, aún es un proyecto. A pesar de ello, el gobierno se ha mostrado muy entusiasta con su pronta promulgación.

(Visited 27 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión