Por qué son ecológicas las casas de madera

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Las casas de madera son una alternativa sostenible a la construcción tradicional.

Hoy respondiendo las dudas de un cliente de repente me preguntó que por qué se dice que las casas de madera son ecológicas, y con algo de ironía continuó preguntándome que si eso era cierto o si era sólo un cliché, una frase hecha. Les confieso que por un momento me quedé en silencio intentando saber qué era exactamente a lo que se refería. Pero me incorporé inmediatamente y le argumenté varios puntos.
-La madera es un material renovable que ha estado asociado a la construcción desde hace cientos de años. La madera con la cual son construidas las casas proceden de árboles que son racionalmente seleccionados para su corta y sustituidos por árboles nuevos. De hecho en todo el continente europeo no hay problemas de desertificación y la industria forestal recibe incentivos fiscales por cada árbol replantado. Es oportuno mencionar que los problemas de desertificación más severos están, actualmente en el Amazonas y no precisamente porque sus árboles estén siendo talados para construir casas. Durante todos los años que dura una casa de madera, crecen varias generaciones de árboles en los bosques.
  •  En Europa existen dos certificados que garantizan que la madera utilizada, no sólo para la construcción sino también para otros usos como la pulpa de papel, por ejemplo, proviene de bosques sostenibles gestionados responsablemente. Son los certificados PEFC y FSC, de los cuales os hablaré en otro post.
  • Otros materiales de construcción como ladrillo, cerámica, hormigón, acero, hierro, aluminio, pvc, metacrilato y policarbonato, requieren importantes cantidades de energía térmica y eléctrica para ser producidos, los polímeros son los más contaminantes.
  • La durabilidad de las casas de madera es igual que una casa tradicional, en los países nórdicos, EEUU y Canadá donde las construcciones en madera son más comunes existen cientos de casas que lo demuestran. El argumento del mantenimiento frecuente no vale desde que la industria de los lasures creó productos protectores que han reducido el mantenimiento  de la madera a su mínima expresión, además de que métodos constructivos como el americano (estructura de madera) requieren de muy poco mantenimiento si están revestidas de mortero monocapa.
  • La construcción es seca, se usa muy poca cantidad de agua durante el montaje. También necesitan menos electricidad para su construcción y generan poca movilidad motorizada para su montaje.
  • Los cimientos requeridos son más fáciles de construir, más ligeros y económicos porque soportan casas más livianas, en dos o tres días se puede tener lisa una losa de hormigón o en siete un forjado sanitario.
  • En el montaje no se generan escombros, no hay residuos porque la madera que sobra se puede usar en la construcción de otra casa o en construcciones auxiliares y en última instancia, la madera es un material biodegradable o reutilizable (leña).
  • Su capacidad de aislamiento por sí sola disminuye la necesidad de climatización asistida (calefacción o aire acondicionado) con lo cual se genera un importante ahorro energético y se disminuyen las emisiones de dióxido de carbono, uno de los gases que produce efecto invernadero responsables del cambio climático.
  • No sé si mi cliente me comprará la casa pero creo que le convencí de que las casas de madera son realmente ecológicas, otra cosa es que sean sostenibles, pero ese es tema para otra ocasión.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión