Cultivar lechugas en el huerto familiar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Sembrar lechugas es muy sencillo, por ello puede ser el cultivo ideal para empezar con tu huerto en casa.

Sembrar lechugas es muy fácil, por ello siempre lo propongo para iniciar un huerto familiar e ir tomando experiencia. Les indico sus puntos más importantes para obtener unas lechugas hermosas.

Siembra

Tiene la ventaja de que se pueden sembrar lechugas casi todo el año, bien sea por semilla o plántulas.  Requieren más o menos 6 horas de sol diarias y se dan bien en sitios un poco sombríos porque el sol excesivo quema las hojas.

Se puede sembrar lechugas por semilla directamente en el suelo o también podemos cultivarlas en macetas con la ventaja de que éstas últimas podemos moverlas si el sol está demasiado fuerte.

Las macetas deben tener una capacidad de 3 litros y una profundidad mínima de 10 cm.

Si se siembran lechugas en el suelo debe hacerse conservando una distancia de 25 cm entre cada lechuga y 30 cm entre hileras de plantación.

También es muy común el cultivo hidropónico de lechugas.

Se deben sembrar las semillas cada 10 o 15 días si queremos tener existencias durante todo el año.

Suelo

Para sembrar lechugas el suelo debe ser liviano con buen drenaje, más bien arenoso. Si el suelo de tu terreno es arcilloso deberás mezclarlo con compost para que se aligere.

Requiere de suelos muy nutritivos, de modo que mezclarlo con compost (humus) o con cualquier otro sustrato que aporte nutrientes le viene bien.

Riego

Es un cultivo que demanda suficiente agua,  crece mejor si mantenemos el suelo húmedo sin encharcar para evitar la aparición de enfermedades.

En verano quizás debas regar varias veces al día, la idea es que la tierra no llegue a estar seca.

Especies

Encontrarás semillas o plántulas, básicamente, de tres tipos:

  • Lechuga romana: de hojas largas y algo crujientes. Dos semanas antes de recolectarlas debemos atarlas para que no les entre agua y evitar que se pudran.
  • Lechuga iceberg:  son lechugas acogolladas, muy crujientes pero con poco sabor.
  • Lechugas de hojas sueltas:  son lechugas que se expanden hacia los lados, apenas forman un poco de cogollo en el centro. Además de verdes, suelen haber lechugas de hojas sueltas de color morado como puede se la “palo de roble” , entre otras. Estas lechugas tienen la ventaja de que puedes ir arrancando las hojas exteriores para consumirlas y éstas vuelven a crecer.

Yo personalmente siempre me busco un sobre de semillas de lechugas surtidas para mi huerto  porque así cultivo varios tipos de ellas y puedo mezclar varias texturas y colores de lechugas en mis ensaladas.

Recolección

Es difícil precisar un punto, porque una vez que tengan un tamaño mediano las podemos consumir si las necesitamos. También podemos tomar solo las hojas que necesitemos y dejar la planta sembrada para que continúe creciendo, incluso podemos cortarla por la base y dejar un poco de planta con sus raíces y todo, muchas veces se reproducen nuevamente.

El cultivo de hierbas aromáticas y el de lechugas son los ideales para iniciar un huerto ya que son fáciles y poco exigentes en labores.

(Visited 1.688 times, 5 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

6 Comments

Comparte tu opinión