Consejos para ahorrar en tu factura de gas natural, y a su vez lograr que la vivienda sea más confortable

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

ahorrar en tu factura de gas natural

Como jefes de nuestras casas tenemos la responsabilidad de gestionar los suministros de la mejor manera. Esto incluye la elección de una fuente de energía que sea respetuosa con el medio ambiente y que, a su vez, nos ayude a administrar razonablemente nuestro dinero.

En este contexto, resulta necesario que conozcamos cómo la instalación de gas natural es competitiva con  otras energías como la electricidad, el gasoil o las botellas de butano.

Algunas ventajas del gas natural

El gas natural tiene un precio más estable que la electricidad, por lo que nos permite programar más fácilmente nuestras finanzas familiares a mediano y largo plazo.

También es más seguro y confiable que las botellas de butano, sin mencionar que estas ocupan un espacio que podríamos aprovechar de mejor manera en la cocina o el lavadero.

Con gas natural tenemos un suministro continuo de energía y con ello de agua caliente. Gracias a esto podemos evitar una interrupción desagradable cuando nos estemos duchando, por ejemplo.

Adicionalmente, la instalación de gas natural es más estética, un detalle que es importante para vivir en un entorno agradable. Las tuberías suelen estar poco visibles y bien disimuladas, y no afectan el estilo o diseño de nuestras casas.

Por otra parte, aunque existen fuentes de energía más ecológicas, como la solar, es cierto que el gas natural ya cuenta con una infraestructura que la hace una posibilidad más real siendo, a la vez, más sostenible que otras opciones.

Ahorrar en tu factura de gas natural

El gas natural puede aportarnos la energía necesaria para disfrutar en casa de agua caliente sanitaria, fuego en las estufas de la cocina y calor para la calefacción.

Pues bien, para racionalizar el gasto en energía lo primero que debemos hacer es saber cuánto gas necesitamos cada mes y para qué cosas lo vamos a utilizar: para todo o solo algunas cosas.

De acuerdo al consumo mensual y del uso que le daremos podremos escoger una tarifa que se adecúe a nuestro hogar.

Consejos para ahorrar en el recibo del gas

1-Practicar la cocina sostenible

La idea es reducir los tiempos de cocción para ahorrar gas. Para lograrlo debemos utilizar la olla exprés y el horno microondas, con los que cocinamos más rápido y los resultados son óptimos.

Igualmente, es una buena medida mantener limpios los quemadores de la cocina; sabremos que lo están si la llama es azul, no amarilla.

2-Mantener una temperatura estable tanto en invierno como en verano

Entre 20 y 22º tenemos una temperatura confortable. Si quieres ahorrar en tu factura de gas natural el objetivo es mantenerte dentro de ese rango.  Debemos tener en cuenta que por cada grado que la subimos, la factura se incrementa en un 5%.

Igualmente, es una buena idea bajarla a 15º durante la noche ya que mientras dormimos solemos taparnos con una buena manta.

3-Aislar bien la casa

En España, las casas antiguas no suelen tener un correcto aislamiento en paredes, suelo y techo. En estos casos, es bueno incluir, en nuestra próxima reforma, la instalación de un buen aislante natural (como el corcho, por ejemplo).

Un buen aislamiento puede suponer un ahorro de energía en un 50% o más. Esta es otra buena estrategia para ahorrar en tu factura de gas natural.

4-Revisar las juntas de puertas y ventanas

Por las juntas se suele filtrar temperatura y generar una mayor demanda de energía para calentar o enfriar la casa. Si se han producido grietas en las juntas, séllalas con mezcla.

Eliminar las filtraciones de temperatura en los cerramientos de casa (puertas y ventanas) puede ayudarte a ahorrar en tu factura de gas natural.

5-Actualiza las ventanas

Si las ventanas son antiguas, debemos descartarlas e instalar ventanas modernas que tengan como mínimo doble acristalamiento (o triple en las zonas de temperaturas extremas).

Mejor aún si las ventanas tienen gas aislante en la cámara de aire entre los cristales.

6-Vestir de acuerdo a la estación

Para ahorrar en la factura del gas es bueno revisar cómo vamos vestidos antes de subir o bajar la temperatura del aire acondicionado o la bomba de calor.

Si hace frío, antes de subir la temperatura debemos optar por vestir ropa que genere más calor. Por el contrario, si tenemos calor, antes de bajar la temperatura, podemos quitarnos prendas y sustituirlas por ropa más fresquita.

7-Limitar la actividad familiar a las estancias más usadas

Como alternativa para ahorrar en tu factura de gas natural puedes caldear o refrigerar (según la estación) solo las estancias de casa que más utilizamos, y cerrar aquellas que no ocuparemos hasta la próxima estación.

8-Aprovecha el calor del sol

En invierno, la radiación solar nos puede ayudar a calentar la casa durante varias horas, sobre todo si la orientación de la casa lo favorece.

Permite que el sol caldee la casa subiendo las persianas o abriendo las cortinas en el día. Si la casa está bien aislada, el calor se mantendrá durante la noche.

En verano haremos lo contrario, bloquearemos el paso del sol durante el día con toldos y cortinas, principalmente si la orientación de la casa supone tardes de muchas horas de sol.

Temprano, en las mañanas dejaremos entrar la brisa abriendo las ventanas para purificar el aire y refrescar la casa.

Con esta rutina, dependerás menos de la climatización artificial que requiere de la energía del gas natural.

Como podemos ver, utilizando como fuente de energía el gas natural y adoptando algunas medidas prácticas, es posible lograr un ahorro significativo en nuestra factura de energía.

(Visited 55 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión