Calefacción por Suelo Radiante

 
suelo radiante
La calefacción radiante, también conocida como suelo radiante se vale de la transmisión de calor de uno a otro elemento para subir la temperatura de cualquier ambiente de la casa donde haya sido instalado. A continuación describiremos sus características, ventajas y desventajas para facilitar la decisión de quienes han preguntado insistentemente por el suelo radiante.

Entre los suelos de uso residencial más frecuentes están los suelos cerámicos y los suelos de madera. Ambos son compatibles con la calefacción radiante.
Se trata de calentar el ambiente mediante elementos que transmitan calor y calienten el suelo o las paredes de los ambientes en los cuales se realice la instalación de suelo radiante.
Tiene muchas ventajas, entre ellas:
1- Silencioso: no hace ruido, por lo que es muy valorado para ser usado en hospitales, guarderías y residencias de mayores, centros educativos e industriales.
2- Eficiente: abarca completamente el área climatizada con un calor uniforme, por lo que no crea áreas de frío y calor ni corrientes de aire.
3-  Saludable: No reseca el ambiente ni las mucosas nasales, es muy recomendable para personas alérgicas pues no levanta el polvo.
4- Seguro: Debido a que la fuente de calor circula por debajo del suelo o por entre las paredes, no produce accidentes domésticos como incendios o quemaduras. En este sentido es muy valorado para los hogares donde hay niños y animales.
5- Belleza y comodidad: la instalación se mantiene oculta y además no ocupa espacio útil de la casa. Tampoco queda visible como un elemento extraño a la decoración.
6- Sostenible: es un tipo de calefacción que se adapta a la energía solar térmica o a la fotovoltaica. No hay emisiones tóxicas durante su funcionamiento.
7- Energéticamente eficiente: el calor radiante oscila entre los 20 y 40 grados por lo que ahorra energía si se compara con otras instalaciones cuyas temperaturas pueden superar los 80 grados. Se dice que los ahorros de energía están entre un 20 y un 30 por ciento con respecto a otros sistemas tradicionales.
8- Selectivo: no se tiene que instalar en toda la casa, se pueden escoger los ambientes más fríos o de uso más frecuente para su climatización.
9- Mantenimiento: no tiene costes de mantenimiento.
10- Versatilidad: controlando el termostato, el suelo radiante es una climatización versátil que puede refrescar el suelo en verano (17 a 20 grados) y calentarla en invierno (20 a 40 grados).
                                    suelo radiante
Las desventajas:
1- Obra: el suelo radiante es una calefacción más recomendada para casas en construcción ya que supone una obra importante porque va por debajo del suelo o entre las paredes. Podría instalarse también durante un cambio de suelo.
2- Costes: Es un tipo de calefacción costoso, aunque su cotización va por metros cuadrados, los instaladores no accederán a realizarlo por muy pocos metros.
Afortunadamente, han aparecido alternativas sencillas de las cuales hablaremos en otro post.
3- Tiempo: alcanzar una temperatura confortable puede tomar hasta 5 horas, en el caso del suelo radiante hidráulico.
4- Tanto en el caso de los suelos de madera como en los cerámicos (y los materiales para pegarlo), debemos asegurarnos de que sean térmicos, es decir, que transmitan el calor, aunque sea a bajas temperaturas (desde 20 grados).
5- El suelo radiante hidráulico es una labor complicada de fontanería que debe ser hecho por personal especializado y con experiencia previa en la instalación de suelo radiante. Es oportuno mencionar que corregir los defectos de instalación supondrá levantar el suelo así que será mejor contratar un buen instalador para evitar males mayores. Es recomendable solicitar una garantía prolongada.
                            suelo radiante
 
Calefacción por Suelo Radiante  

About the author

"En la naturaleza no hay castigos ni recompensas, hay consecuencias" Robert Ingersoll

 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment