Baterías de Tesla: la revolución en las renovables

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Las baterías de Tesla podrían ser un paso en firme hacia el autoconsumo energético

La empresa estadounidense Tesla ha sido noticia estos días a nivel mundial. Como reseñaron los medios de comunicación tanto especializados como generales (el New York Times y el Washington Post incluidos), esta fabricante de vehículos eléctricos anunció que fabricará baterías para acumular energía solar o eólica y que podrán ser utilizadas en los hogares, oficinas y empresas. Te contamos a continuación no sólo los detalles del producto, sino el por qué esto significa un paso enorme en el negocio de las energías renovables y cómo puede influir en tu vida futura.

Las powerwalls de Telsa

Así se llaman estas nuevas baterías de Tesla, con un diseño moderno, en diferentes colores, y con dimensiones manejables: 130 x 86 x 18 centímetros. Su peso de alrededor de 100 kg tampoco resulta incómodo. Lo importante es que permitirán almacenar la energía sobrante que produzcan los paneles solares instalados en una casa, por ejemplo, para utilizarla durante la noche, cuando aquella -por razones obvias- no se está produciendo.

Las baterías de Tesla llegarán en dos modelos para las viviendas y oficinas: uno con capacidad de 7 kWh y un precio de $3.000, y otro de 10 kWh, a $3.500. Ambos están en capacidad de generar energía constante de entre 2 y 3 kWh, suficientes para atender las necesidades nocturnas de una casa. Estos costos, sin embargo, no incluyen la instalación ni el llamado inversor de energía (es decir, que habría que sumar unos $1.000 más).

Las baterías de Tesla estarían disponibles al comienzo sólo en el mercado estadounidense, a partir de fines del verano de este año 2015. Para ello, la empresa está terminando de construir una planta en Reno, Nevada, a un costo de $5.000 millones.

También ha ofrecido modelos de baterías de Tesla para empresas, en módulos desde 100 hasta 500 kWh, cuyo precio y características dependen de cada caso en concreto, y con capacidad de producir energía constante de hasta 10kWh.

El por qué de tanto alboroto

baterías domésticas de tesla o powerwalls

Uno de los grandes problemas que presenta la utilización de energía renovable en casas y oficinas ha sido la imposibilidad de autoabastecerse totalmente de este tipo de energía. En efecto, resulta difícil o costoso almacenar la generada durante el día para usarla en la noche. Esto hace que el usuario tenga necesariamente que conectarse a la red pública, pagando tarifas por servicios que no utiliza, y teniendo incluso que “regarlarle” a la empresa proveedora la energía que no puede almacenar.

Una batería doméstica, como las baterías de Tesla, implica una solución definitiva a estos problemas, pues si se cuenta con los paneles solares suficientes y una capacidad de almacenamiento adecuada, se puede llegar a ser totalmente independiente, olvidándose de la factura eléctrica para siempre, salvo por las necesarias labores de mantenimiento de los equipos. Incluso con el sistema de baterías de Tesla se podría recargar un vehículo eléctrico, por lo que tampoco tendríamos que pagar por gasolina para transportarnos de un lugar a otro. ¿No sería fantástico?

Sin embargo, con todo y esto, a algunos conocedores del mundo de las energías renovables les parecerá exagerada la cobertura que el anuncio de las baterías de Tesla ha generado. En efecto, ya desde hace algún tiempo varias empresas, tanto en Estados Unidos como en Europa, ofrecen este tipo de baterías. Nos referimos, por ejemplo, a Sonnen-Baterie, a Hawker Ecosafe y a GNB, por citar algunos ejemplos.

¿Cuál es el atractivo de las powerwalls (baterías de Tesla) entonces? Aparte de que incorporan un diseño agradable y hasta atractivo, con dimensiones y pesos más manejables que la competencia, la noticia fundamental es que Tesla trends las fabricará en masa, en miles o tal vez millones de unidades. Hasta ahora el mercado había sido casi que artesanal, con acceso muy limitado.

Telsa se lanza por el camino del medio, invirtiendo nada menos que $5.000 millones en el proyecto. Esto no sólo hará que el mercado crezca, sino que a mediano plazo continúen abaratándose los costos. Hasta este momento, muchas familias se han abstenido de instalar un sistema de paneles solares con el agregado de este tipo de baterías, por su costo. Prefieren continuar pagando una factura de luz mensual que invertir de un sólo golpe $10.000 dólares, por mencionar una cifra.

Al masificarse la fabricación de las baterías de Tesla, y con una adecuada campaña de márketing (la fabricante ha empezado esta con muy buen pié) los costos seguro que van a bajar, atrayendo a cada vez más usuarios. Lo curioso es que hasta las propias compañías eléctricas se han interesado en el sistema, pues puede resultarles más económico almacenar la energía que producen con sus mega granjas de energía solar y eólica, que utilizar combustible para producir energía durante la noche. Esto se traduciría, a su vez, en una disminución de la factura eléctrica tradicional.

Como vemos, el anuncio de Telsa puede que no sea trascendental en estos momentos ni tenga un efecto inmediato, pero definitivamente va a cambiar el mundo de las energías renovables tal y como lo conocemos hasta ahora, y muy positivamente.

(Visited 57 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión