Argentina se coloca entre los países con mejor gestión de la bioconstrucción por el aumento creciente de ciudades en aprobar la construcción de casas de adobe.