La quema excesiva de combustibles fósiles como carbón, petróleo y gas natural, produce las contaminantes emisiones de CO2 y otros gases que generan el efecto invernadero,