Existen dos tipos de calefacción radiante: Suelo radiante hidráulico y suelo radiante eléctrico, en ambos casos la idea es subir la temperatura del ambiente donde esté instalado mediante