Ventajas y modelos de casas prefabricadas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

casas prefabricadas

Las casas prefabricadas se han convertido en una alternativa de vivienda que conquista cada vez más seguidores. Esto es comprensible si tomamos en cuenta las numerosas ventajas que presentan para el medioambiente y para vivir en ellas todo el año.

Ventajas de las casas prefabricadas

Tendremos una vivienda rápidamente

El nombre de estas construcciones se debe a que sus partes se producen previamente en fábrica, desde donde se transportan al terreno para ser ensambladas hasta completar una casa con idénticas propiedades a una tradicional de hormigón.

Siendo así, el proceso de construcción o montaje es más corto y, aunque hay muchos precios y modelos de casas prefabricadas, una versión básica de estas viviendas estaría terminada en 3 meses desde que se firma el contrato correspondiente.

Está claro que tomaría más tiempo si se trata de un proyecto de muchos metros cuadrados o de un diseño complejo.

Desde el punto de vista medioambiental la ventaja es que al ser un plazo breve de montaje, el impacto sobre el entorno natural es menor. Igualmente se demandan menos recursos como el transporte de trabajadores y sus respectivas emisiones, por ejemplo.

Dentro de este contexto de la administración del tiempo, es recomendable tener una planificación y cumplirla de modo que tengamos control de los plazos de ejecución. Esto es más posible durante la construcción de una casa prefabricada que en una convencional.

No es conveniente para nosotros, como propietarios, ni para el medioambiente, que la obra se prolongue indefinidamente; por el contrario, mientras más organizado y resumido sea el proceso más sostenible será esta actividad. Además de que ahorraremos tiempo, dinero y disgustos.

Ahorraremos agua

Las construcciones cortas, especialmente las de madera, suelen utilizar poca agua, son “construcciones secas” que no se basan en mezclas espesas, ni pegotes.

Esta es una gran ventaja de cara al ahorro de un recurso vital como el agua, tan escasa en nuestro planeta.

Podremos reciclar los residuos

Los residuos que se generan en las casas prefabricadas de madera son reciclables, con ellos se puede hacer leña, por ejemplo.

A su vez, otros materiales con los que se fabrican estas casas, como aluminio y acero, también son reciclables, aunque su capacidad de aislamiento no es la más alta.

Dentro de la sostenibilidad de los materiales de las casas es importante observar su eficiencia energética:

Capacidad aislante, es decir, la propiedad de un material de mantener un habitáculo caliente o frío aun cuando lo hayamos apagado.

Cuan reciclables o reutilizables son para darles una segunda oportunidad antes de descartarlos.

Energía que consumen durante su producción (aluminio y acero de

Cuando iniciamos un proyecto de construcción tenemos la oportunidad de “diseñar” una casa en la que se gestione eficientemente la energía, la ventilación y la luz natural.

La acertada orientación de la casa en el terreno nos puede ayudar a tener más horas de sol en invierno y más sombra en verano.

Además, por normativa, en las construcciones actuales debemos observar aspectos más técnicos como:

Aislamiento térmico suficiente como para conservar una temperatura interior estable y agradable, sin necesidad de recurrir a la climatización artificial. Sería mejor aún si utilizamos aislantes naturales (lana de oveja, celulosa, corcho, etc.).

Ventanas con doble acristalamiento y cámara de gas, como mínimo.

Calefacción y refrigeración centralizados.

Aprovechamiento de los recursos naturales del entorno con la instalación de energías renovables (energía solar, minieólica y geotérmica).

-Como las fugas de calor o frío suele ser por las puertas y ventanas, es recomendable escogerlos con atención y asegurarnos que su instalación sea correcta.

Casa a medida

Aquellos tiempos del rígido catálogo de casas se han acabado. Hoy día una casa prefabricada puede ser tal y como la soñamos, totalmente personalizada.

Y no me refiero solo al diseño de las fachadas y la distribución del espacio sino que también es posible escoger las calidades (sin olvidar que nuestra selección influirá en el precio final):

-Acabados de la fachada y de las paredes interiores.

-Ventanas y puertas.

-Suelos y alicatados.

-Tejado.

-Piezas de baño.

-Muebles de cocina.

-Equipamiento.

-Armarios (empotrados o no).

Por otra parte, las casas prefabricadas son ampliables; es posible diseñarla y montarla con la intención de agrandarla en un futuro, cuando necesitemos más espacio.

Las casas prefabricadas son más baratas

Gracias a la racionalización en los procesos de producción de las casas prefabricadas, estas son más económicas que otros sistemas de construcción menos controlables.

De hecho, estas viviendas con calidades estándar, son hasta 30% más baratas con respecto a las convencionales.

Ahora bien, este porcentaje tiene sus matizaciones: el precio depende de los acabados que escojamos, de la memoria de calidades (por ejemplo del grosor de paredes y techo) y del estado en que nos entregarán la casa: si compramos solo el kit para montarla nosotros mismos  o si recibiremos la casa terminada, llave en mano.

Pero podemos decir que los precios de una casa prefabricada se ubican entre 450 euros/m2 de kit y 1.200 euros/m2 totalmente finalizada.

Cuentas claras

Para la tranquilidad de los compradores, debo decir, que uno de los beneficios más relevantes de las casas prefabricadas es que se adquieren mediante un contrato de compra venta en el que se pacta un precio, generalmente, cerrado con lo que evitamos sorpresas desagradables.

El contrato de compra venta de una casa si está bien redactado, enumera todos los aspectos involucrados en la construcción de la misma, lo que se incluye y lo que no, son puntos “delicados” en los que podría haber confusión y que quedan resueltos en el contrato:

-Una duda común es si abarca el proyecto de arquitecto y la cimentación.

-A su vez, debe quedar expresado el precio de la casa, fecha e importe de pagos, y fecha de entrega de la obra o kit.

-Memoria de calidades. Deben ser más completas si se trata de una casa para vivir todo el año.

-Tipo de compra: solo kit de la casa, kit más montaje o llave en mano.

– Inclusión o no de ventanas y puertas y otros extras.

Modelos de las casas prefabricadas

Dentro de este mundo se abarcan muchos modelos de casas. Para hacerlo más fácil, suelo dividirlo en dos grandes grupos: uno donde incluyo las casas móviles que tienen ruedas y que se pueden trasladar de un lugar a otro, y un segundo grupo de casas prefabricadas permanente que se fijan al suelo.

Dentro de estas últimas existe una clasificación según el material con el que están fabricadas, las más comunes son:

Casas prefabricadas de madera: si son hechas con madera certificada son las más ecológicas. La versatilidad de la madera es una ventaja para diseñar casas realmente eficientes de bajo consumo energético y con el correcto grosor de las paredes pueden construirse casas para vivir todo el año.

Casas prefabricadas de aluminio: son casas con la estructura de aluminio así que su capacidad de aislamiento térmico y acústico dependerá de la cantidad de aislamiento que instalemos (grosor de las paredes y densidad del aislante). El resultado puede ser bueno ya que el aluminio es resistente, no se oxida y es liviano, lo que puede hacer que una casa dure muchos años en buenas condiciones.

Casas prefabricadas de acero: al ser el acero una aleación de hierro, se suele asociar a la dureza y resistencia.

Sin embargo, debo decir que en el caso de construcción de casas la estructura de acero la casa debe tener un potente tratamiento anticorrosión pues al estar expuesto este es un material muy corrosivo.

Por tal razón la casa debe estar protegida de humedades: aislada del suelo, poner zócalos de piedra, aleros largos, etc.

Casas prefabricadas con contenedores de carga: en este caso se acondicionan uno o más contenedores de carga para que sea habitable. El beneficio medioambiental es que se reciclan unos contenedores que de otra manera irían a un vertedero.

Casas prefabricadas de PVC: no podría incluir las casas de PVC dentro de las casas ecológicas. Es un derivado del petróleo, demanda mucha energía durante su producción, no es transpirable, genera residuos que no siempre son reciclables, la exposición prolongada al PVC está cuestionada y se debate sobre su conveniencia para la salud humana.

Casas prefabricadas de hormigón: a pesar de que su uso está ampliamente extendido, es uno de los materiales más contaminantes: no es reciclable, la producción de cemento tradicional es tóxica y demanda mucha energía, su capacidad como aislante es deficiente. Es por ello que a pesar de su resistencia no es el material más recomendable si queremos vivir en un entorno sostenible.

(Visited 47 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión