Técnicas para sembrar semillas en el huerto familiar

 

Tradicionalmente se ha usado la técnica de sembrar al voleo pero para algunas verduras y hortalizas yo prefiero la siembra en semillero.

La siembra al voleo consiste en echar libremente las semillas sobre el sustrato que estamos usando. Yo la uso cuando las semillas son muy pequeñas, diminutas y es difícil sembrarlas una a una; también recurro al voleo cuando siembro directamente en la maceta o suelo en la cual dejaré la planta definitivamente (sin transplantar), es una siembra directa con la que acostumbro sembrar la albahaca, el cilantro, el perejil, teniendo el cuidado de no poner demasiadas semillas porque tantas plantas juntas crecen con carencias nutricionales, estrés y enfermedades.

Si germinan muchas semillas se pueden descartar o transplantar algunas para que las que queden crezcan fuertes y sanas.

En la técnica del voleo simplemente echamos un puñadito de semillas sobre la tierra (u otro sustrato) ya preparada y con buen drenaje. El tiempo de germinanción de cada semilla varía pero cuando ya hayan crecido unos 15 o 20 cm es el momento de transplantarlas al suelo donde crecerán o dejarlas donde germinaron si esos son tus planes.

Siembra individual de semillas

Plántula lista para ser sembrada

Plántula lista para ser transplantada al terreno o maceta

Otra técnica de siembra es la poner a germinar una semilla, individualmente, en un recipiente pequeño y transplantarla cuando ya tenga el tamaño apropiado para ello.

Les comento que esta es mi técnica preferida para sembrar pimientos, cebolla, puerros, celery, zanahorias, tomates, etc. Me explico:  sabemos que cada semilla es una planta, de modo que es más ordenado porque la sembramos en un pequeño recipiente y cuando crece la transplantamos; apenas volteamos al envase y lo apretamos un poco y ya sale la planta con sus raices íntegras y compactadas con el sustrato:  el proceso es más fácil, limpio, rápido y la planta sufre menos estrés porque se siembra con sus raíces hidratadas y protegidas.

En este punto debo decirles que mientras más estrés les ahorremos, más productivas y duraderas serán las plantas que sembremos en nuestro huerto familiar.

Lo cierto es que en las tiendas especializadas y en algunos viveros  venden los recipientes  para almácigos para ello, pero yo siembro en cualquier envase que no sea demasiado rígido; con bastante frecuencia germino las semillas en los potes de yogur reciclados o en las latas de conserva, también recicladas, pero prefiero envases más flexibles para apretarlos un poco cuando voy a sacar la plántula para transpartarla al suelo donde crecerá (los de plástico son una buena opción).

 En cualquiera de las dos técnicas, las semillas deben quedar un poco por debajo de la tierra, no mucho, apenas unos milímetros y el sustrato debe conservarse húmedo y a una temperatura templada. Tan pronto germinan las semillas del semillero del huerto familiar,  que se le ve la primera hoja verde, se ponen al sol y a crecer!.

En un post anterior sobre el semillero les dejaba otra técnica para sembrar las semillas y “apurar” su germinación.

En el vídeo verán cómo es la siembra al voleo y unos consejos muy útiles para disminuir el estrés de las plántulas durante el transplante, en este caso, esta familia ha sembrado cebollas. Espero que les guste…y no olviden compartir y comentar!. Hasta otra.

 
Técnicas para sembrar semillas en el huerto familiar  

About the author

"En la naturaleza no hay castigos ni recompensas, hay consecuencias" Robert Ingersoll

 
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

 
 

Leave a Comment