En mis inicios como aprendiz de horticultora pensaba que plantar en un invernadero era un lujo, un capricho del que presumían horticultores más experimentados. Pero la experiencia me