Los alimentos transgénicos tan polémicos, según sus detractores pueden ser perjudiciales para la salud y sus defensores aseguran que son la solución a las hambrunas.