La primera ventaja de comprar una vivienda de obra nueva es la eficiencia energética. De hecho, desde hace pocos años los constructores de edificios han tenido que tomarse