Reformar una casa o derruirla y construir una nueva?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Una pregunta complicada cuya respuesta depende de muchos factores.

Reformar una casa

En líneas generales, reformar una casa merece la pena si la inversión, en tiempo y dinero se justifican de acuerdo con el valor que tendrá la casa después de reformada. En este sentido hay dos cosas que debemos considerar: si se modifican solo la cocina y el baño, que son las reformas más comunes, o si se trata de una reforma más profunda que incluya suelos, techos, carpintería (ventanas y puertas), instalaciones eléctricas y de fontanería, etc. Esto define la magnitud y el coste de la reforma de la casa, que en algunos casos puede ser igual o superior a construir una casa nueva.

Así por ejemplo, la normativa actual exige que la casa tenga una certificación energética determinada y eso puede significar que debas aumentar el grosor de las paredes e instalar aislantes térmicos o cambiar las puertas y las ventanas por unas más eficientes, sin dejar de mencionar los sistemas de calefacción y enfriamiento.

Por otra parte, reformar una casa toma tiempo, usualmente más del que indica la empresa contratista, siendo así para tener un cálculo más realista del coste de reformar una casa, es recomendable estar consciente de que tomará más meses que lo programado, esto genera gastos. Dentro de este período se incluyen las solicitudes de permisos para una obra mayor.

Conocer exactamente la reforma que se hará, ceñirse a un presupuesto y calcular bien el tiempo de ejecución de la reforma es lo que nos da el coste aproximado más realista de la misma. Una buena estrategia sería solicitar presupuestos de varias constructoras que incluyan materiales, mano de obra y tiempo de ejecución.

No obstante, ten presente que es usual que en el transcurso de la reforma de una casa aparezcan imprevistos que no pudieron ser considerados cuando se hicieron los presupuestos (como instalaciones eléctricas y de fontanería en mal estado, o que tengan que adaptarse a las nuevas normativas).

reformar una casa

Construir una casa nueva

Por el contrario, si la estructura de la casa es muy antigua e incluso peligra la seguridad de quienes la habiten, es preferible derruir, pero debes tener en cuenta que esto tiene costes; primero el de la empresa que hará la demolición y luego el Ayuntamiento cobra tasas por ello, que dependiendo de la magnitud de la obra (cantidad de escombros y de días) puede llegar a ser un importe considerable. La ventaja es que, al final, te quedará un terreno aprovechable para comenzar un proyecto adaptado a tu gusto y necesidades. Esto suponiendo que se trata de un terreno urbano.

En otro contexto, construir una casa nueva siempre es una labor importante en costes, tiempo y energía, pero si tenemos los recursos para ello, merece la pena hacerlo para luego tener una casa que responde totalmente a nuestro estilo de vida y actividad diaria.

Lo primero que debes hacer es acudir al Ayuntamiento para adelantar dos gestiones. Inicialmente, debes comenzar la tramitación de un permiso de obra nueva o licencia de construcción y el segundo es conocer la edificabilidad del terreno, es decir, la cantidad de m2 que te permiten construir, la altura máxima de la edificación (esto te indicará cuántas plantas puedes construir) y los metros lineales que debes dejar de retiro con respecto a las casas vecinas.

Estos datos te aclararán si en ese terreno específico puedes hacer la casa de tus sueños o no, o lo que es lo mismo, te ubicarán en la realidad de lo que puedes y no puedes construir en el terreno y si ello se adapta a lo que quieres tu y tu familia.

A estas alturas ya estas más puestos en el tema y puedes comenzar a consultar un arquitecto y transmitirle una idea de lo que deseas, incluso te recomiendo que seas creativo y hagas unos trazos, unos dibujos básicos de lo que sería el plano de la casa.

¿Cuánto cuesta construir una casa nueva?

Desde el primer momento, la construcción de una casa va generando costes. El Ayuntamiento cobra tasas por el permiso (varían en cada provincia) y además, exige la presentación del Proyecto de Arquitecto, cuyo precio varía en cada profesional. También se pagan tasas por el permiso de movimiento de tierra y por el corte de árboles (si fuera necesario).

Dentro de los costes iniciales debemos añadir las altas de los servicios de luz y agua para la obra. En este punto podemos sumar el presupuesto del contratista el cual si es llave en mano, nos dará una idea aproximada de la inversión que deberemos hacer si en lugar de reformar una casa antigua, decidimos construir una nueva.

El coste por metro cuadrado dependerá de las calidades que se elijan para los acabados, pero no debemos fiarnos de un presupuesto de construcción menor a los 700 €/m2 en España, con acabados estándares y con un diseño sencillo, sin complicaciones.

Una vez terminada la obra, se suman otros gastos como las escrituras, tasa de la licencia de primera ocupación, cédula de habitabilidad y alta en servicios (luz, agua, gas, comunicaciones, etc.). Por supuesto, al coste por m2 de construcción debemos sumarle el de la demolición.

Si dudas entre reformar una casa o construir una nueva, una razón para decidirte sería el coste, compara ambos presupuestos y encontrarás una respuesta orientativa. Fíjate también si la casa reformada cumpliría con tus espectativas en cuanto a la distribución de los espacios y el aspecto que tendrá.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión