Qué es un área blanca en bioconstrucción

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

área blanca

Durante los últimos años la contaminación química y electromagnética ha aumentado de manera importante, principalmente, en los entornos urbanos.  Por este motivo los construcctores especializados en bioconstrucción plantean el  área blanca como una alternativa.

La búsqueda de soluciones aumenta debido a el crecimiento de enfermedades originadas por entornos domésticos contaminados. La situación se agravó la segunda mitad del siglo XX debido a que convivimos constantemente expuestos a sustancias químicas y materiales artificiales con los cuales construimos nuestras casas, ingerimos, nos vestimos o limpiamos. Por ejemplo, las redes de comunicación inalámbricas que generan radiaciones electromagnéticas han aumentado durante dicho período.

Este hecho, a la larga, compromete seriamente la salud de todos y, especialmente, a personas que ya padecen patolgías como el Síndrome Químico Múltiple (SQM) y la Electrosensibilidad (EHS). Son dolencias que pueden inhabilitar a quienes las pedecen o incluso poner sus vidas en riesgo.

En algunos casos severos, éstos individuos afectados pueden verse en la necesidad de tener que cambiar de ciudad y migrar hacia un “área blanca”, “zonas blancas” o “zonas cero” en áreas rurales en las cuales no existan agentes contaminantes.

Un área blanca es un espacio habitable libre de tóxicos, humo, ruidos o radiaciones con el fin de lograr una calidad ambiental máxima, como las que ya existen en países como Suecia, Canadá y Francia.

Sin embargo, para aquellas personas que no puedan abandonar su ciudad, los bioconstructores proponen la creación y regulación de “areas blancas urbanas” en espacios públicos o privados en las cuales se sigan los parámetros de lo que es un área blanca, xona blanca, o zona cero.

En este sentido, se dice que para crear dichas áreas es necesario un equipo  multidisciplinar y multifuncional que incluya especialistas en química, biología, electricidad o acústica, además de medidas como la instalación de una red eléctrica biocompatible.

Área blanca, medio ambiente y salud

Pero dejando de lado estos requerimientos más complejos, el artículo de David Quesada (en la revista Arquitectura y Diseño, N0. 152),  nos ofrece algunas pistas para mejorar la calidad del ambiente en nuestras casas y oficinas con sencillos cambios de hábitos.

El autor defiende que tomar el sol y pasar el mayor tiempo posible en contacto con la naturaleza es beneficioso para nuestra salud y asegura, por ejemplo, que al pisar el césped descargamos electricidad corporal.

También se recomienda el uso de materiales naturales para construir nuestras viviendas o las pequeñas construcciones auxiliares que algunas veces necesitamos en casa. Ello nos ayadaría a reducir la exposición permantente a productos químicos nocivos.

Según Quesada, el ruido produce fatiga en el sistema inmunitario pero podríamos evitar la contaminación por ruido con materiales aislantes naturales como corchos, lanas orgánicas o con cáñamo.

Otros agentes contaminantes que deberíamos eliminar, o al menos reducir, son los materiales de revestimiento, textiles sintéticos y productos de limpieza.

En nuestros hogares debemos garantizar una buena ventilación que nos asegure la renovación del aire y limpieza del ambiente.  Si tenemos en casa personas que padecen asmas o alergias, es recomendable instalar un purificador de aire con ionizador.

Estas medidas deben acentuarse en las áreas de reposo como los dormitorios para asegurar un descanso pleno  que será mejor si alejamos los aparatos eléctricos del cabecero de nuestras camas. Todos estos cuidados son relevantes, especialmente en personas muy sensibles como mujeres embarazadas, ancianos, niños y personas enfermas.

 

(Visited 80 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

2 Comments

Comparte tu opinión