Calderas para calefacción, cuáles son las mejores

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Según el IDAE, el 15 por ciento de los hogares españoles no cuenta con ningún sistema para calentar la casa como son las caladeras para calefacción, sólo el 10 por ciento tiene un sistema de calefacción centralizado (generalmente son edificios residenciales), más de un 25 por ciento posee una instalación individual y la mayoría caldea sus casas con elementos independientes (estufas, radiadores, convectores eléctricos, bombas de calor, etc.).
Lamentablemente, ésta última alternativa es la más frecuente y la menos eficiente tanto en prestaciones como en ahorro de energía, para confirmarlo basta con observar el porcentaje de consumo energético que se lleva la calefacción de las viviendas junto a la generación agua caliente sanitaria: el 67%!.
A pesar de que la tendencia es contraria, los expertos en el tema recomiendan la calefacción centralizada como más eficiente y barata:
  • Con caderas para calefacción más grandes se puede acceder a tarifas más económicas en los combustibles.
  • Costes de instalaciones colectivas son menores a las individuales.
  • Adaptación a cada vivienda por personal especializado.

Qué son las calderas para calefacción

Sea una calefacción centralizada o individual, la generación de calor está vincualda a  calderas para calefacción. Es un equipo de calefacción en el cual las subida de la temperatura se debe a la combustión de elementos combustibles que pueden ser:
  • Líquido: gasóleo
  • Gas: gas natural, propano o butano.
  • Sólido:biomasa
El calor generado por la combustión de dichos carburantes calienta un fluido, generalmente agua, el cual circula por un sistema de distribución (tubos) como es el caso del suelo radiante hidráulico o por los radiadores para calentar las estancias de la casa.

Tipo de calderas para calefacción

A continuación se mencionan los tipos de calderas para calefacción, empezando con la menos eficiente y hasta la más ecológica.
  • Atmosféricas: la combustión se realiza en contacto con el aire de la habitación donde está ubicada. Su adquisición está prohibida desde 2010.
  • Estancas: la entrada de aire y la evacuación de gases tiene lugar en una cámara cerrada, sin contacto con el aire del lugar donde está fijada la caldera para calefacción. Son más eficientes y seguras que las atmosféricas. Los expertos aconsejan cambiar las calderas atmosféricas o estancas por otras más actualizadas como las que siguen.
  • De modulación automática de la llama, son calderas que controlan automáticamente las paradas y arranques de la llama de modo que emiten sólo el calor que se necesita.
  • De baja temperatura: trabaja con temperaturas de entre 40 y 60ºC y no a 90º como las antiguas, y con temperaturas de humos de entre 90 y 120ºC, consideradas también bajas. Es una opción que ahorra energía significativamente. Es ideal para la calefacción por suelo radiante y en zonas que no sean demasiado frías.
  • De Condensación: funcionan con la recuperación del calor producido por el vapor de agua, operan a temperaturas de entre 30 y 50ºC y emite humos fríos. Actualmente, son las más recomendadas debido a que su rendimiento puede ser de hasta un 109 por ciento, y regulan la temperatura dependiendo de la necesidad energética. Es posible usarla también para producir agua caliente sanitaria. Ofrece un ahorro energético hasta del 25 por ciento con respecto a una caldera convencional.
El inconveniente de las calderas de condensación es el precio, pero se amortiza con el ahorro en el recibo de electricidad y por sus prestaciones ambientales. Además también se puede aprovechar alguna ayuda oficial para la renovación de calderas. Los anuncios sobre planes renove se encuentran en la página web de cada comunidad autónoma y en portales Internet especializados en ello como Ayudas.net.
Costes de calderas para calefacción
Una caldera de condensación puede costar entre 900 y 1.600 euros dependiendo de sus prestaciones (unos 1.200 euros en promedio). A ello se debe añadir el coste del depósito del combustible y el de los radiadores o las instalaciones de suelo radiante, además de los costes de instalación, sólo si se trata de una nueva instalación, de lo contrario sólo se deberá cambiar la caldera. Con un plan renove se puede ahorrar hasta 350 euros en la caldera (30 por ciento del valor de la caldera).
A partir del 2010 se prohibió el uso de calderas para calefacción de bajo rendimiento y se ha implantado la norma progresivamente con el apoyo de las ayudas para los cambios de calderas antiguas por otras nuevas. La tendencia es hacia el uso de calderas para calefacción de bajas temperaturas.

La principal desventaja que yo le encuentro a las calderas para calefacción es que sirven sólo para producir calor, si deseamos tener refrigeración tendría que ser mediante la instalación de equipos adicionales. Pero indudablemente brinda una climatización más profesional que los elementos independientes.

En este vídeo se explica muy bien cómo funcionan las calderas.

Publicada el: 20Dic2011

Fuentes:
Elaboración propia
Gas Natural-Fenosa
IDAE

(Visited 586 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

One Response

Comparte tu opinión