La producción de energía en Europa

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La producción de energía convencional y de energías renovables

la producción de energía en España

España ocupa el quinto lugar, entre los países de la UE, en la producción de energía eléctrica, con la ventaja de que su fuentes de producción están diversificadas, en comparación con las de otros países.

Energía nuclear

Así por ejemplo, sólo el 19,4% de su electricidad generada proviene de la energía nuclear, frente a un 77,7% de Francia y un 54,3% de Hungría. Con el posible cierre de la central de Garoña, este porcentaje puede bajar.

Caso especial es el de Alemania; si bien el porcentaje de energía nuclear generado en 2012 alcanzó el 17,6% del total, su política es la de ir cerrando, progresivamente, todas sus plantas. Esta decisión fue tomada luego del accidente de la planta japonesa de Fukushima.

Energías renovables

En contraste, las energías renovables representan un 20,6% de la producción de energía eléctrica generada, lo que duplica la tasa europea y se coloca, incluso, ligeramente por encima de las metas establecidas por la Comisión Europea.

Estos datos colocan a nuestro país sólo por debajo de Dinamarca (29%) y Portugal (22%).

Dentro de esta última categoría, la energía eólica constituye casi el 73% del total frente a un 27% de la producción de energía termo-solar. Ambas “energías limpias”, pese a tener costes mayores, se habían beneficiado de primas y subsidios. Con las rebajas en el gasto público se espera una ralentización importante de estas energías renovables.

Si sumamos el 11,5% de energía eléctrica generada por fuentes hidráulicas (caídas de agua), las energías verdes alcanzan un 32,1% del total de energía producida en España, por debajo de países como Austria (67%), Suecia (51%) o Dinamarca (41,32%). Sin embargo, estamos mucho mejor que Bélgica (5,95%) y Hungría (5,97%), por ejemplo.

Termoeléctricas: una materia pendiente

No obstante, la producción de energía termo-eléctrica, es decir, la generada por centrales que funcionan con combustibles fósiles (carbón y gas), es del 48,4%. Este es un porcentaje ligeramente menor que el de la media de la UE (del 51,9%), pero mucho mayor al de países como Suecia (4,37%) y Francia (9,46%).

Fuente: Invertia

Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión