Diferencia entre lasures con base de agua y barnices

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los lasures con base de agua son más convenientes para las casas de madera

Muchas personas descartan la idea de construirse una casa de madera por temor al mantenimiento que se les debe hacer. Pero en realidad, debido al avance de la industria química, y en especial la de los cubrimientos, el mantenimiento de las casas de madera es, hoy en día, muy parecido al que se debe hacer a una casa de obra tradicional.

Si bien antiguamente, los propietarios de casas de madera pasaban largos fines de semana lijando y barnizando sus casas, la realidad actual es mucho más amable.

Se debe al desarrollo de los lasures con base de agua, unos cubrimientos con  que no tapan los poros de la madera. De ello se obtienen varias ventajas.

Desde ya puedes olvidarte de esa gruesa capa indestructible que forman los barnices sobre la madera que además de no permitir que esta transpire, dejan  una densa piel que es muy complicada de eliminar ya que requieren de mucho lijado.

En contraste, los lasures con base de agua se adhieren a la madera sin tapar sus poros, perimitiéndole “transpirar”, con lo que se evita la formación de humedades y se alarga la vida de servicio de la madera, la cual no se pudrirá.

Afortunadamente, el cubrimiento de los lasures con base de agua es discreto, de modo que para hacer el mantenimiento no es necesario lijar con la misma intensidad con que se hacia antiguamente, sino que apenas deben lijarse, con ello será suficiente para aplicar una nueva capa.

En el caso de una casa de madera, el lasur se aplica por interior entre cada 6 o 7 años dependiendo del estado de la casa y por las fachada exterior el tratamiento debe repetirse cada 4 o 5 años.

Por supuesto, los mantenimientos son más frecuentes en climas extremos como los lugares muy húmedos (Galicia, por ejemplo) o muy soleados (como Andalucía), pero si se aplica el lasur correctamente y de una buena calidad, el mantenimiento de una casa de madera no debe ser más frecuente al de una casa de obra que también debe pintarse, revocarse o eliminar humedades y filtraciones de vez en cuando.

Si la casa de madera está ubicada en un lugar con climas extremos, es bueno decir que existen lasures con base de agua indicados para cada uno de estos climas: lasures con  filtro solares o con prestaciones hidrófugas (que repelen el agua).

Por otra parte, podemos ser muy cuidadosos con el diseño de la casa para evitar humedades u otros problemas, de modo de espaciar los mantenimientos que debamos hacerle.

(Visited 1.116 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión