¿Cómo sustituir la lejía por limpiadores naturales para desinfectar la casa?

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail
Cómo sustituir la lejía por limpiadores naturales para desinfectar la casa.

El hipoclorito de sodio mezclado con agua se conoce comúnmente como lejía. Es un oxidante fuerte, por ello solemos utilizarlo como desinfectante; además es barato y lo conseguimos fácilmente en cualquier supermercado.

También podemos usar la lejía para blanquear ya que, por sus componentes, anula los colorantes.

Hasta aquí, aparentemente, todo son ventajas, pero desinfectar la casa con lejía tiene sus riesgos, sobre todo si no lo hacemos con mesura.

La proporción recomendada de lejía para desinfectar la casa

A propósito de la pandemia por Covid-19, el deseo de todos de evitar el contagio hizo que aumentase el uso de lejía para limpiar y desinfectar nuestras casas.

La reacción de científicos y profesionales de la salud no se hizo esperar, inmediatamente advirtieron que abusar de la lejía para desinfectar la casa puede traer consecuencias para nuestra salud y el medio ambiente.

Explicaron que el uso de la lejía genera clorominas, sustancias químicas cancerígenas que, adicionalmente, se asocian al inicio de procesos asmáticos e infecciones respiratorias, entre otras afecciones.

A pesar de ello, más del 90% de los hogares y empresas de limpieza en España, utiliza lejía para desinfectar hogares y empresas.

Ante una costumbre tan arraigada debemos, por lo menos, tener el conveniente gesto de utilizarla con medida, jamás mezclarla con otros desinfectantes, o mejor aún sustituirla por limpiadores naturales más amigables con el medio ambiente.

Según los especialistas, la medida correcta para desinfectar la casa es de una tapita (5mm) de lejía por medio litro de agua.

Hay que decir que exceder esta proporción no hará que la mezcla sea más efectiva para desinfectar suelos y mesadas, solo estaremos aumentando el nivel de toxicidad y de contaminación del agua.

Por otro lado, combinar la lejía con otros químicos desinfectantes tampoco es recomendable, por el contrario, la reacción química de estos produce vapores que pueden llegar a quemar la garganta, nariz y piel expuesta.

Sustituir la lejía por limpiadores naturales para desinfectar la casa

Lo mejor para nuestra salud y la biodiversidad es sustituir la lejía por otros productos con los que no contaminamos el agua y los océanos y tampoco suponen un riesgo para los humanos ni nuestras mascotas. Veamos algunos.

Limón

Se ha utilizado desde siempre para blanquear, desinfectar y desengrasar superficies. No podemos limpiar todo el suelo con zumo de limón pero sí podemos frotarlo en encimeras y tablas de picar.

Vinagre

Es un limpiador por excelencia. Tiene muchísimos usos no solo en la cocina sino en toda la casa. Es muy útil para limpiar griferías, cristales y espejos, igualmente es genial para desinfectar los cubos de basura.

También se puede usar vinagre para desinfectar el inodoro, desatascar el rociador de la ducha y combatir la formación de moho y humedades en las paredes del baño, espantar moscas y hormigas, limpiar y abrillantar los utensilios de plata.

Agregando media taza de vinagre a una colada de 5 kg, higienizamos la ropa, reafirmamos los colores y acentuamos el aroma del suavizante, además de que facilita la eliminación de pelos de mascotas.

Para desinfectar la casa y otras superficies se puede utilizar mezclado con agua a partes iguales, o directamente frotar con un trapo humedecido con vinagre puro en superficies resistentes.

Bicarbonato de sodio

Entre los tantos usos del bicarbonato se cuentan algunos para limpiar diversas partes y objetos de casa.

Por ejemplo, la combinación de bicarbonato y vinagre es buena para limpiar desagües; a su vez absorbe malos olores de pies, zapatos, camas de perros y gatos, frigorífico y cestos de basura.

El bicarbonato limpia e higieniza colchones, cojines, alfombras y hornos. Se vierte generosamente bicarbonato sobre estas superficies, se deja actuar por unas horas y luego se aspira o se elimina con la escoba.

Jabón de Marsella

Es un producto tradicional que debemos retomar. Se trata de un detergente para hacer la colada (presentación líquida) o para lavar a mano (presentación en pastilla), pero además mezclado con vinagre y agua sirve para fregar el suelo

La lejía solo con precaución

Si vas a utilizar lejía para desinfectar tu vivienda, recuerda la proporción recomendada para evitar perjuicios a la salud y el medio ambiente.

Lo mejor y más seguro será sustituirla por algunas de nuestras sugerencias de limpiadores naturales e inocuos para limpiar, desinfectar, desengrasar y desmanchar nuestro hogar o por otros productos menos agresivos, sobre todo si la vamos a utilizar frecuentemente y si tenemos niños en casa.

Un último consejo

Si a pesar de saber que la lejía es un producto tóxico, decides continuar utilizándola en casa, te recomendamos que la mantengas a buen resguardo pues es muy corrosiva y puede afectar seriamente nuestro organismo si es ingerida por accidente o si exponemos nuestra piel al contacto directo, reiterado y prolongado con lejía.

Facebooktwitterpinterestrss

Comparte tus ideas en un comentario