Cómo reciclar aparatos eléctricos y electrónicos

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Aprender cómo reciclar aparatos eléctricos y electrónicos es importante, incluso para la salud de todos

Con seguridad habrás visto más de una vez algún de tipo electrodoméstico desechado ya sea dentro o a un costado de los contenedores de basura. Quien haya tirado dicho aparato pensaría que al fin y al cabo es basura, ¿no? Pues resulta que esta conducta es, por una parte, altamente contaminante y, por otra, ilegal, al punto de que a quien lo haga le podría ser impuesta -en España, por ejemplo- una multa de hasta 45.000 euros. Te comentamos los detalles a continuación.

Razones para reciclar aparatos eléctricos

En primer lugar, te interesará saber que los seres humanos producimos cerca de 50 millones de toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) por año, algo así como siete kilos por persona, incluidos los grandes electrodomésticos (neveras, lavadoras, secadoras), los equipos informáticos (ordenadores, pantallas, discos duros) o los pequeños dispositivos electrónicos, entre los que destacan los teléfonos móviles, que estamos renovando a un ritmo cada vez más desenfrenado.

La mayoría de estos aparatos han sido fabricados con componentes altamente contaminantes: mercurio, bromo, cadmio o fósforo, por señalar los que más pueden afectar la salud de todos nosotros. Para que te hagas una idea, una nevera mal reciclada contamina el aire en igual proporción que un coche que haya recorrido 15.000 kilómetros, o un televisor puede contaminar varios miles de litros de agua con el fósforo que contiene.

Incluso los elementos menos peligrosos de estos aparatos, como el metal o el plástico, toman muchos años para que se descompongan. De hecho, su componente orgánico es prácticamente nulo, por lo que todo en ellos es basura no biodegradable.

Si estas razones no te convencen, te repetimos lo que señalamos al inicio de este artículo: desechar incorrectamente un RAEE, es decir, dejarlo en la calle o aún en los contenedores utilizados para la basura común te puede acarrear multas. En España, de acuerdo con el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero y la Ley 22/2011 de 28 de julio, podrían sancionarte con entre 901 y 45.000 euros, pues es considerada una falta grave en materia de disposición de residuos.

reciclar basura electrónica

Cómo reciclar aparatos eléctricos correctamente

La primera recomendación que cualquier experto en esta materia nos hace es que tratemos de extender la vida útil del aparato electrodoméstico o electrónico el mayor tiempo posible. Uno de los grandes problemas de contaminación producidos por los RAEE es, precisamente, que su crecimiento en el tiempo es mucho mayor que en el resto de los residuos. Si no cambias tu móvil, por ejemplo, cada vez que salga una nueva versión, sino cuando realmente no te funcione adecuadamente, no sólo ahorrarás dinero, sino que colaborarás con un planeta más verde.

La segunda opción es tratar de reciclar aparatos eléctricos. Aunque esto no te corresponde a ti, sino a las empresas que se dedican al reciclaje, en la medida en que lleves un RAEE a un sitio adecuado permites que este tenga la oportunidad de ser reutilizado. Por cierto, la actividad de reciclaje genera puestos de trabajo y disminuye la necesidad de explotar recursos naturales no renovables.

Por último, tienes la opción de reciclar aparatos electrónicos en los sitios que la ley prevé para tales fines. En este caso, tienes a tu disposición varias opciones:

Cuando compras un aparato nuevo, el vendedor está en la obligación legal de recibirte el viejo y encargarse él, de enviarlo al centro de reciclaje. Incluso el reciente RD 110/2015 te da el derecho a entregar tus pequeños electrodomésticos o dispositivos electrónicos en cualquier tienda que se dedique a su venta, siempre que ésta posea un local de al menos 400 metros, y aunque no hayas comprado nada allí.

En el caso de los grandes electrodomésticos hay un detalle que tienes que tener en cuenta: el vendedor está obligado a recibirlo, pero no significa que tenga que pagar un transporte para buscarlo en tu casa u oficina. Aunque lo usual es que lo haga gratis (especialmente si tiene que llevarte el aparato nuevo), es bueno que aclares este detalle antes de la compra.

La segunda posibilidad para reciclar aparatos eléctricos es llevarlos al llamado punto limpio, que son instalaciones públicas, normalmente a cargo del Ayuntamiento, en el que reciben todo tipo de residuos reciclables y que revisten cierto peligro para el ambiente. En algunas Comunidades Autónomas de España reciben un nombre especial (deixallerías en Cataluña, ecoparques en Valencia, garbigunes en el País Vasco).

Eso sí, debes llevarlos tú mismo. Usualmente es gratuito, a menos que hayas cubierto una cuota determinada de peso por desechos anteriores (no te preocupes mucho, pues el tope es alto).

Puedes encontrar el punto limpio más cercano a tu domicilio en el siguiente enlace: http://www.puntolimpio.info/

De acuerdo con el RD 110/2015, en un futuro próximo será posible incluso que entregues tu pequeño electrodoméstico o dispositivo electrónico a través de Internet, pues dicho texto legal prevé que se establezca un sistema que lo contemple. Te comentaremos los detalles cuando lo implementen.

Por último, unas recomendaciones respecto a las pilas. En primer lugar, cuando deseches un aparato que las contenga, recuerda sacarlas antes y depositarlas en el contenedor especial para ellas. En segundo lugar, ten presente que en muchos establecimientos tienen a disposición de los usuarios un contenedor dedicado a recibir las pilas usadas, por lo que no necesariamente tienes que ir hasta un punto limpio para tirarlas. Por cierto, las pilas son muy contaminantes, por lo que deberías resistirte a la tentación de tirarlas al bote de basura común, por más pequeñas que te parezcan.

(Visited 165 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión