Cómo hacer compost en casa

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Cómo hacer compost,  aprovechando los residuos cotidianos del hogar, es  fácil pero tiene sus trucos, te los explicamos de forma sencilla

Cómo hacer compost y reciclar residuos orgánicos supone muchas ventajas para nuestro huerto casero, y más si es ecológico. Pero hay algunas cosas que es interesante saber para conseguir el resultado más óptimo como, por ejemplo, qué elementos son mejores para añadirle o cuáles restan eficacia a nuestro compost casero.

Qué es el compost

Para empezar, expliquemos qué es el compost, por si te acercas al concepto por primera vez. El compost casero es abono biológico, se obtiene de desechos orgánicos simplemente reutilizando para ello las sobras de nuestras comidas y restos de las frutas que consumimos, etc.

La descomposición controlada de estos restos en un punto medio, los convierten en abono orgánico para nuestros huertos ecológicos. Ahora te explicamos cómo elaborarlo para que tú mismo puedas hacerlo en casa.

Cómo hacer compost

Cómo hacer compost urbano de la mejor calidad tiene su técnica, además de distinguir cuáles son los mejores residuos para hacerlo y cuáles son los menos recomendables.

Lo primero es crear un hábitat adecuado para que los microorganismos, encargados de descomponer estos desperdicios, lo hagan de la forma apropiada para obtener un buen compost.

Para ello, recurrimos a un compostador que, no es ni más ni menos, un recipiente donde introducir los desperdicios y permitir que se descompongan sin estar expuestos al calor y con un ambiente más bien húmedo, pero no en exceso para permitir que estos microorganismos comiencen el proceso de descomposición.

El compostador se puede hacer casero y su tamaño debe ser ajustado a la cantidad de compost que se necesite. El material del mismo es indiferente, mientras sea poroso, ya que el oxígeno es importante para este proceso, y que mantenga las condiciones mencionadas.

También lo podemos comprar en tiendas especializadas, aunque si disponemos de un lugar húmedo y fresco, podemos hacerlo en el suelo colocando en un montón los residuos de la manera que explicamos más adelante.

Después debemos hacer una selección de los mejores compuestos para hacer compost. Es mejor que sean variados. Debemos preparar de dos clases: secos (papeles, paja, serrín…) y verdes (restos de frutas, verduras, rastrojos de hierba…) que luego debemos por capas sucesivas, sea en el suelo o en el compostador. Veamos algunos ejemplos de desperdicios óptimos y otros no muy recomendables para un hacer un buen compost.

compost, el ciclo

Cuáles residuos usar y cuáles no

Cómo hacer compost de mayor o menor calidad dependerá de los compuestos que utilicemos en su elaboración, ya que hay algunos que nos pueden proporcionar grandes resultados mientras que otros pueden ser dañinos para la salud.

Usar siempre: entre los productos orgánicos secos que podemos utilizar sin problemas están las hojas y hierbas secas, las borras de café, cáscaras de huevo, papel –sin tintes-, cartón –sin blanquear-, serrín, pelos, fibra de coco, cenizas de la quema de madera, etc.
• Usar poco: Las nueces por su contenido en juglone, que es tóxico para algunas plantas; los tomates podridos, ya que su grado de acidez puede afectar al suelo; por esto mismo, los desechos de cítricos. El serrín también en pocas cantidades, porque altera el grado de acidez de nuestro compost; el pan escaso y bien troceado, porque demasiado puede generar moho y hongos.
No usar nunca: aceite de cocina, heces de animales ni humanos, ya que pueden contener bacterias o parásitos, con los que no conviene contaminar el suelo por nuestra propia salud; papel impreso a colores, como de regalo, tarjetas, catálogos, revistas, cartón blanqueado, etc. puesto que poseen mucha cantidad de químicos tóxicos para las plantas y el suelo de nuestro huerto casero y dejaría de ser también biológico porque la tierra ya no sería limpia.

Preparación del compost

Finalmente para saber cómo hacer compost, explicamos la forma de preparar los componentes en el compostador.

Como decíamos antes, colocamos los desperdicios en capas empezando por los secos, estos mantendrán una mayor porosidad oxigenando mejor todo el compost y luego otra capa de los verdes.

La proporción ideal entre los dos tipos de residuos es el que haya el doble de verdes que de secos. Luego, añadimos un poco de agua para humedecer la mezcla – sin empapar ni encharcar- sólo que se quede húmedad.

Cada 4 ó 5 días debemos remover el compost para que se siga oxigenando bien y evitar que se apelmace; no olvidemos que el oxígeno es parte importante del proceso de hacer compost.

En mes y medio aproximadamente, tendremos listo nuestro abono orgánico para el huerto urbano. No obstante, ante la duda, podemos decir que estará listo cuando sea de color marrón y tenga el olor propio del bosque.

Encontrarás información adicional en este Manual básico para hacer compost editado por Amigos de la Tierra.

(Visited 231 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión