Casas Bioclimáticas II. Ventilación Natural

La ventilación natural es una buena estrategia para mantener una temperatura agradable dentro de casa en invierno y en verano.

Ventilación natural o cruzada

Ventilación natural

La ventilación natural se aprovecha de las corrientes de aire, mediante las aberturas (ventanas) que permiten la entrada y salida del aire en el interior de la casa.  Para ello es importante conocer la dirección de los  vientos dominantes en el entorno de la vivienda.
Después de conocer el sentido del viento, lo siguiente será que entre a casa por las ventanas de la fachada por donde los vientos llegan con mayor fuerza y salgan por otra ventana donde los vientos pierden presión, es decir, por ventanas opuestas.
El mayor consumo energético de las casas y edificios es durante el invierno para calentar la casa. Siendo así, en las zonas muy frías la tendencia es orientar la casa hacia el sur para que los rayos solares incidan más en invierno sobre el salón y las áreas de la casa que usemos con mayor frecuencia.
De esta manera, la ventana de esta fachada (sur) deberá tener su correspondiente en la fachada norte para favorecer el flujo de aire y que el mismo circule por la mayor parte del espacio interior y salga por el norte. Salidas del aire caliente por el tejado también son útiles para ventilar la casa, toda vez que el aire caliente siempre asciende (torres o chimeneas de ventilación).
Ventilación natural cruzada

Ventilación natural

La ventilación cruzada es útil para espacios interiores abiertos porque si la casa tiene muchas paredes, éstas bloquearán el flujo del aire. Su distribución deberá tener en cuenta estos detalles, cualquier espacio hueco posible es útil para refrescar la casa, por ejemplo escaleras sin contrahuellas, sólo los peldaños y el eje que los articula, cocinas integradas tipo americanas, etc.
Durante el verano, tendremos opciones para bloquear los rayos solares como aleros, pérgolas removibles, toldos o cualquier alternativa que nos proporcione sombra. Adicionalmente, podremos ventilar la casa abriendo y cerrando las ventanas según la hora del día.
La disposición diagonal de las ventanas puede ayudar al flujo del aire pero no es tan eficiente como las ventanas enfrentadas con un tamaño suficiente que permita el paso de suficiente aire.
Una idea genial que complementa este tipo de ventilación son los “patios húmedos”, que describimos  en otra entrada.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
rss

Add a Comment