Casa ecológica con materiales sostenibles

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Casa ecológica e inercia térmica

casa ecológica

El sólo hecho de ofrecernos un techo no es suficiente, todos deseamos que nuestras casas sean confortables. Este confort se sostiene en cuatro elementos que todos deseamos que tengan nuestras casas:

  • Temperatura idónea y estable
  • Iluminación
  • Ventilación
  • Humedad relativa

De cara al medio ambiente, es la temperatura la que más nos preocupa ya que es la que más energía demanda tanto en hogares, como en oficinas e industrias.

En un esfuerzo por diseñar una vivienda confortable y a su vez respetuosas con su entorno natural, la arquitectura bioclimática, se vale de diversos principios cuyo objetivo es eliminar o disminuir el uso de la climatización artificial que tanta energía consume (gasóleo, electricidad, etc.), de modo que podamos tener una casa ecológica y sostenible.

Uno de estos pilares de la arquitectura sostenible es la inercia térmica, una propiedad de algunos materiales de absorber calor y después liberarlo gradualmente por la noche, cuando más lo necesitamos.

La ventaja de estos materiales es que, de manera natural, evitan los contrastes de temperatura entre el interior y el exterior, de manera que producen una estabilidad térmica promedio que reduce la necesidad de calefacción o aire acondicionado, conviertiendo la vivienda en una casa ecológica.

Materiales como la piedra o la tierra (adobe o tapial) tienen alta inercia térmica, por lo que han sido considerados como buenos materiales para la construcción de una casa ecológica desde hace muchos años. Elementos más clásicos de la construcción actual como el hormigón, la madera o el ladrillo, tienen un nivel medio de inercia térmica.

Casas de césped

Casas de césped, Islandia. Imagen por Zanthia – Flickr

Durante el invierno, la tierra o la piedra almacenan calor durante el día y lo liberan gradualmente durante la noche.

Casa ecológica y ventilación natural

Para el verano, o también en los países con climas cálidos,  la arquitectura bioclimática se vale de diversos recursos del diseño y del medio ambiente para refrescar el aire caliente interior de las casas, aumentando así su eficiencia energética:

Ejemplos de arquitectura bioclimática e inercia térmica los encontramos en muchas casas ecológicas desde la antiguedad en muchos países.
Las casas de césped de Islandia eran construidas con muros de piedra y un techo de tierra soportado por una estructura de madera. La tierra y la piedra estabilizaba la temperatura interior y el césped aportaba el calor que absorbía  la radiación solar durante los meses fríos.
A su vez, la tierra es un excelente ailante acústico, una condición que es difícil encontrar en otros materiales naturales.
En el medio oriente se ha construido con tierra (adobe) desde grandes castillos hasta domos de barro.
Son bien conocidas las antiguas casas de piedra de Galicia o las casas cueva de Andalucía.
Si te interesa profundizar en el tema de la inercia térmica te recomiendo que leas Sistemas Pasivos: inercia térmica, un documento de Atecos.
(Visited 2.883 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión