5 claves para construir una casa a la medida que sea más sostenible y duradera

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Construir una casa a la medida es una labor ardua para el propietario y el constructor pero al final es muy satisfactorio tener una vivienda que cumpla nuestras expectativas.

construir una casa a la medida

Una casa a la medida debe adaptarse a las necesidades de sus habitantes.

Con frecuencia recomiendo las casas prefabricadas porque tienen diversas ventajas ecológicas que las hace más sostenibles. Sin embargo, no todos quieren una casa que esté prediseñada sino, por el contrario, sueñan con construir una casa totalmente original y adaptada a su gusto.

Es lo que llamamos constuir una casa a la medida, es decir, hecha de acuerdo a la familia que la habitará, a sus necesidades y actividades. Es la especialidad de constructoras como Habiteca, dedicada a construir casas a la medida, personalizadas.

Ventajas de hacer una casa a la medida

Uno de los grandes beneficios de construir una casa a la medida es que podemos definir muchos aspectos de la misma desde el comienzo, desde el mismo diseño.

En este sentido, la sostenibilidad y la durabilidad son cuestiones que debemos tener en cuenta desde el mismo momento que decidimos construir una casa a la medida, veamos algunas claves para que el diseño de la casa sea más ecológico y duradero.

Orientación de la casa

Es un factor básico aportado por la arquitectura bioclimática cuyo objetivo es aprovechar al máximo los recursos naturales del entorno para tener una casa más eficiente.

Dentro de este contexto, podemos afirmar que la orientación de la casa dependerá de las temperaturas que se registren en cada estado o provincia. En aquellos en los que la temperatura desciende mucho durante los meses más fríos, es recomendable colocar en el diseño las habitaciones donde pasamos más tiempo hacia el sur.

En el hemisferio norte es precisamente por la fachada orientada al sur por donde el sol incide por más horas durante el día con lo cual no necesitaremos la calefacción artificial y menos aún si dicha fachada está acristalada y el cristal acumula un calor que irradia de noche cuando hace aún más frío.

Por otra parte, los acristalamientos dejan pasar la luz natural con lo que también podemos ahorrar energía en iluminación.

En los estados o provincias con climas más cálidos se debe invertir la distribución del diseño y orientar las habitaciones que usamos por más tiempo hacia el norte, que es la fachada por donde el sol incide menos horas y por lo tanto es más fresca en verano.

Inclinación del techo

Otro elemento del diseño es la inclinación del techo. Nuevamente el clima local nos condiciona la elección, debe ser lo suficientemente inclinado para que drene suficientemente el agua de lluvia y la nieve.

Aunque suele ser un punto definido por las autoridades locales de urbanismo el techo debe tener una inclinación mínima de 32% si es a una o dos aguas. En el caso de techos planos, de debe asegurar un buen drenaje del agua y la nieve para evitar humedades y filtraciones en el techo.

Prevenir las humedades garantiza una mayor durabilidad de la casa y el correcto flujo de la nieve hace que la casa sea más segura, ambas cosas tienen que ver con la inclinación del techo.

Aleros y zócalos

Muchas veces cuando vamos a construir una casa a la medida, solemos ahorrar en cosas aparentemente insignificantes pero que, en la realidad, pueden hacer que nuestra casa dure más años y en buen estado.

Los aleros son unas de esas cosas que no debemos “recortar” ya que protegen las paredes exteriores del agua de lluvia. Un alero de 20 cm es barato pero corto, lo mejor es que tenga 50 cm o más.

Por otro lado, un zócalo de piedra (o cualquier otro material resistente) resguarda los muros de la casa de las salpicaduras cuando llueve.

Un buen alero y un zócalo por todo el exterior de la casa puede alargar la vida de la casa y mantenerla seca y “sana”.

Casa eficiente

Siendo prudentes es recomendable decidir, antes de hacer una casa a la medida, cuál será nuestra fuente de energía ya que es un momento adecuado para optar por instalar energías más eficientes como paneles fotovoltaicos en el tejado, un suelo radiante (eléctrico o hidráulico) o una estufa de biomasa.

Recuperar el agua de lluvia

Cualquier constructor que se preocupa por su trabajo nos dirá que quiere el agua lejos de sus edificaciones, independientemente del material en que construya.

Sin embargo y ya que el agua es un bien tan preciado, por qué no crear un sistema eficaz para recoger el agua de lluvia y utilizarla para diversas actividades en casa. Se trata de un sistema sencillo de canalizar el agua de lluvia y conducirla hacia un depósito.

En el planeta hay menos agua dulce de la que pensamos, así que no nos cuesta nada incluir en nuestro proyecto de construir una casa a la medida una sistema de recogida de agua lluvia que nos puede llegar a ahorrar hasta un 50% del agua que utilizamos habitualmente.

(Visited 266 times, 1 visits today)
Facebooktwittergoogle_pluspinterestrss

Comparte tu opinión